viernes, 21 de septiembre de 2007

Un anno più.....

Mañana es mi cumpleaños!!!!!!

Ya se que hay gente que el aumento anual de este IPC vital le deprime. A mi me ocurre curiosamente lo contrario...ME GUSTA CUMPLIR AÑOS!

Debe de ser una reminiscencia tribal, cuando el “más viejo” era también el más sabio,...básicamente por eso había sobrevivido a las fieras, los accidentes, el cansancio, las epidemias...

Las cosas han evolucionado para el hombre.

Ahora:

Ya no pintamos nuestras historias en las paredes....... O sí...

Ya no vivimos en cuevas..... O...sí.

Ya no creemos en un Manitú que provoca vientos y tempestades.....O...sí.

Ya no llevamos puñales y hachas...O sí...

Leche! Quizá las cosas hayan evolucionado pero el hombre no mucho!

Pero como es mi cumpleaños y estoy tan encantada en mis carnes esta mañana, no pienso, no quiero (pero tal vez no pueda controlarlo), ponerme mordaz.

Hoy he desayunado dos veces,

he llevado a los enanos al cole (este ha sido mi regalo, los pobres van en bus),

he enviado un email a toda mi base de datos, clientes, amigos, periodistas, objetores,...a todos, y me ha sorprendido la respuesta de la gente.

Una especie de corriente de buen rollo se ha apoderado de mi ordenador y me ha empezado a traer al pairo, la falta de liquidez, la campaña del Dakar, las paranoias de mi socia, la estulticia de la gente, las mañas de la COPE y la campaña electoral.

Por cierto si podéis informaros sobre un nuevo político italiano que se llama Peppino Grillo (palabrita del niño Jesú), es un cómico profesional y no me refiero a su actual carrera política, ya era cómico antes de ella.

Bien pues el mentado Sr. Grillo, pretende ser la conciencia libertaria de los italianos y les da sopa con ondas a los políticos, les llama de todo y denuncia lo que nadie se atreve a denunciar. Pepino está vetado desde que gobierna Berlusconni, en la televisión publica y en los canales propiedad del presidente italiano, (que luego hablamos de Chaves pero por aquí no estamos para tirar cohetes).

Bien yo avisé , que me conozco.

Pero Dado que es mi cumple quiero celebrar con vosotros: MI BLOGGER FAMILIA, me presento en sociedad poniendo cara a este Pastel que ya es vuestro.


Yo soy la de la derecha...of course

Un beso...y galletas para todos.

15 comentarios:

nimue dijo...

uuueeeeee!!!! moltes felicitats!!!!!! jo odie fer anys des de fa un parell d'anys però dóna gust veure que no a tot el món li passa com a mi! Que tingues un any nou ple de coses bones! :)

Ángel dijo...

¡Qué simpática tu madre chaval! Parece enrollada, ¿no? Felicítala esta tarde de mi parte, cuando salgas del cole.

Africa dijo...

Hoy toca pastel y de los grandes entonces!!! Ñam,ñam!! A mí también me gusta cumplir años, sigue siendo un día especial. Nos has hecho tú un regalo con esa foto...muy guapetón el rubiales..que tengas un buen y crujiente día ;-)

chuliMa dijo...

¡¡ felicidades moza¡¡¡¡ Pero si eres una chavalina ¡¡¡¡

Pasalo muy bien y comete el mundo de un bocao, weno o de dos.

Beshitoss

e dijo...

gracias por el dato, lo buscaré y me pasaré por ahí!

feliz cumple!

un regalo, Blaise Cendrars:

Prosa del transiberiano y de la pequeña Jehanne de Francia


Yo era un adolescente en aquel tiempo
Tenía apenas dieciséis años y ya no me acordaba de mi
infancia
Estaba a dieciséis mil leguas del lugar de mi nacimiento
Estaba en Moscú, en la ciudad de los mil y tres campanarios
y de las siete estaciones
Y no me bastaban las siete estaciones y las mil y tres torres
Porque mi adolescencia era entonces tan ardiente y tan loca
Que mi corazón, alternativamente, ardía como el templo
de Éfeso o como la Plaza Roja de Moscú
Al ponerse el sol.
Mis ojos iluminaban antiguos caminos.
Y yo era tan mal poeta
que no sabía ir hasta el fondo.

El Kremlin parecía un inmenso pastel tártaro
de crujiente corteza de oro
Con las grandes almendras de las catedrales tan blancas
y el oro meloso de las campanas...
Un viejo monje me leía la leyenda de Novgorod...
Yo tenía sed
Y descifraba caracteres cuneiformes
De repente, las palomas del Espíritu santo alzaron vuelo
sobre la plaza
Y también mis manos echaron a volar con un rumor de
albatros
Y tales son las últimas reminiscencias del último día
Del último viaje
Y del mar.

Sin embargo, era yo un pésimo poeta
Que no sabía ir hasta el fondo.
Tenía hambre
Y todos los días y todas las mujeres en los cafés y todos los
vasos
Hubiera querido beberlos y romperlos
Y todos los escaparates y todas las calles
Y todas las casas y todas las vidas
Y todas las ruedas de los coches que giran en torbellino
sobre los ruinosos empedrados
Hubiera querido hundirlas en hogueras de espadas
Y hubiera querido triturar todos los huesos
Y arrancar todas las lenguas
Y licuar todos esos grandes cuerpos extraños y desnudos
bajo sus vestidos enloquecedores...
Presentía la llegada del gran Cristo rojo de la revolución rusa...
Y el sol era una llaga maligna
que se abría como una brasa.

Yo era un adolescente en aquel tiempo
Tenía apenas dieciséis años y ya no me acordaba de mi
nacimiento
Estaba en Moscú, donde quería nutrirme de llamas
Y no me bastaban las torres y las estaciones que
constelaban mis ojos
En Siberia tronaba el cañón, era la guerra
El hambre el frío la peste el cólera
Y las aguas fangosas del Amor arrastraban millones de
carroñas
En todas las estaciones veía partir los últimos trenes
Ya nadie podía viajar pues no se vendían más boletos
Y tanto hubieran deseado quedarse los soldados que
partían...
Un viejo monje me cantaba la leyenda de Novgorod.

Yo, el mal poeta que no quería ir a ningún lado podía ir a
cualquier parte
Y también los comerciantes aún tenían dinero suficiente
Para tentar fortuna.
Su tren salía todos los viernes por la mañana.
Se decía que había muchos muertos.
Uno llevaba cien cajones de despertadores y relojes cu-cu
de la Selva Negra
Otro, cajas de sombreros, cilindros y un surtido de
tirabuzones de Sheffield
Otro, ataúdes de Malmoe repletos de latas de conserva y de
sardinas en aceite
Había además muchas mujeres
Mujeres de entrepiernas en alquiler que también podían
servir de ataúdes
Todas estaban patentadas
Se decía que había muchos muertos allá
Ellas viajaban con tarifas rebajadas
Y todas tenían una cuenta-corriente en el Banco.

Hasta que, un viernes por la mañana llegó por fin mi turno
Estábamos en diciembre
Y también yo partí para acompañar el viajante de bisutería
con destino a Kharbin
Teníamos dos camarotes en el expreso y 34 cofres con
joyería Pforzheim
Pacotilla alemana “Made in Germany”
El viajante me había dado ropas nuevas y, al subir al tren,
perdí un botón.
-Lo recuerdo, lo recuerdo, a menudo he pensado en eso después-
Dormía sobre los cofres y me sentía feliz de jugar con la
browning niquelada que también él me regaló.

Tan dichoso y despreocupado
Imaginaba jugar a los bandidos
Habíamos robado el tesoro de Golconda
Y gracias al Transiberiano íbamos a ocultarlo al otro
extremo del mundo
Yo debía defenderlo contra los salteadores del Ural que
atacaron a los saltimbanquis de Julio Verne
Y de los Kunguzes, y de los boxers de la China
Y de los pequeños mongoles furiosos del Gran Lama
Y de Alí-Babá y los cuarenta ladrones
Y de los fieles del terrible Viejo de la Montaña
Y sobre todo, de los más modernos
Los ratas de hotel
Y los especialistas de los expresos internacionales.

Y sin embargo, y sin embargo
Me sentía triste como un niño
Los ritmos del tren
La “médula ferroviaria” de los psiquiatras americanos
El ruido de las puertas de las voces y de los ejes rechinantes
sobre los rieles congelados
El ferlín de oro de mi porvenir
Mi browning el piano y las blasfemias de los jugadores de
cartas en el compartimiento de al lado
La estupenda prescencia de Jeanne
El hombre de anteojos azules que se paseaba nerviosamente
por el pasillo y me miraba al pasar
El rozar de las mujeres
Y el silbido del vapor
Y el ruido eterno de las ruedas enloquecidas en los carriles
del cielo
Los vidrios se han cubierto de escarcha
¡Se acabó el paisaje!
Y detrás, las llanuras siberianas del cielo a plomo y las
grande sombras de los Taciturnos que suben
y descienden
Voy tendido sobre una manta
Abigarrada
Como mi vida
Y mi vida no abriga más que esta manta
Escocesa
Y Europa entera entrevista en el paragolpe de un expreso
lanzado a todo vapor
No es más rica que mi vida
Mi pobre vida
Este chal
Deshilachado sobre cofre repletos de oro
Con los cuales ruedo
Y sueño
Mientras fumo
Y la única llama del universo
Es un pobre pensamiento...

De lo profundo del corazón suben lágrimas
Si pienso, Amor, en mi querida;
Es tan solo una niñas, pálida, inmaculada,
Que desde el fondo de un burdel viene a mi encuentro

Apenas una niña, rubia, risueña y triste,
No sonríe ni llora jamás;
Pero si os deja beber en el fondo de sus ojos
Tiembla en ellos un dulce lirio de plata, la flor del poeta.

Es silenciosa y dulce, sin un solo reproche,
Se estremece profundamente si alguien se le aproxima,
Pero cuando, de aquí, de allá, regreso festivo a buscarla
Da un paso hacia mí, cierra los ojos –y da un paso;

Porque es mi amor y las otras mujeres
Sólo tienen vestidos de oro sobre grandes cuerpos en llamas
Mi pobre niña, en cambio, está en tal desamparo...
Está desnuda, no tiene cuerpo: es demasiado pobre.

Es solo una flor cándida y endeble
La flor del poeta, un pobre lirio de plata
Muy fría, muy sola y tan marchita
Me asoman las lágrimas sin pienso en su corazón

Y esta noche es igual a otras cien mil donde un tren corre
en la noche
-Caen los cometas-
Y el hombre y la mujer –aunque jóvenes- se entretienen
en hacer el amor.

El cielo es como la carpa desgarrada de un circo pobre en
una ínfima aldea de pescadores
En Flandes
El sol es una lámpara humeante
Y en lo alto de un trapecio una mujer hace la luna.
El clarinete, el pistón, una flauta agria y un mal tambor
Esa es mi cuna.
Mi cuna
Siempre junto al piano cuando mi madre como Madame
Bovary tocaba las sonatas de Beethoven
He pasado mi infancia en los jardines colgantes de
Babilonia.
En la rabona, en las estaciones, ante los trenes que partían
Ahora, hago correr todos lo trenes detrás de mí
Bâle-Tomboctu
También aposté a las carreras de Auteuil y Longchamps
París-New York
Ahora hago correr todos los trenes a lo largo de mi vida
Madrid-Estocolmo
Y he perdido todas mis apuestas
Y ya sólo la Patagonia, sólo la Patagonia conviene a mi
inmensa tristeza, la patagonia, y un viaje a los mares del
Sur
Viajo
Siempre he estado de viaje
Estoy en viaje con la pequeña Jehanne de Francia
El tren da un peligroso brinco y vuelve a caer sobre sus ruedas
El tren vuelve a caer sobre sus ruedas
El tren vuelve siempre a caer sobre sus ruedas

“Di, Blaise, estamos muy lejos de Montmartre?”

Estamos lejos, Jeanne, hace siete días que rodamos
Estás lejos de Montmartre, de la Butte que te crió y del
Sacre-Coeur donde te acurrucaste
París ha desaparecido con su enorme llamarada
Quedan solo cenizas incesantes
La lluvia que cae
La turba delatándose
Siberia que gira
Las pesadas capas de nieve que aumentan
Y el cascabel de la locura que tirita como un último deseo
en el aire lívido
El tren palpita en el corazón de los horizontes plomizos
Y tu dolor ríe con sorna...

“Di, Blaise, estamos muy lejos de Montmartre?”

Las inquietudes
Olvida las inquietudes
Todas las estaciones agrietadas el sesgo sobre la ruta
Los hilos telegráficos de los que penden
Los postes gesticulares que hacen muecas y las estrangulan
El mundo se estira se alarga y se encoge como un acordeón
que una mano sádica atormenta.
En las desgarraduras del cielo, furiosas locomotoras
Huyen
Y en los agujeros,
Vertiginosas ruedas bocas voces
Y los perros de la desgracia pisándonos los talones
Todos los demonios andan sueltos
Hierros viejos
Todo desafina
“El brun-run-run” de las ruedas
Choques
Sacudidas
Somos una tempestad bajo el cráneo sordo...

“Di, Blaise, estamos muy lejos de Montmartre?”

Sí, me exasperas, estamos muy lejos, bien lo sabes
La locura recalentada brama en la locomotora
La peste el cólera se levantan como brasas ardientes en
nuestro camino
Desaparecemos en plena guerra como en un túnel
El hambre, el hambre puta, se aferra a las nubes en
desbandada
Y esparce su estiércol de batallas en montones pestilentes de muertos
Haz como ella, cumple con tu oficio...

“Di, Blaise, estamos muy lejos de Montmartre?”

Sí, lo estamos, lo estamos
Todos los chivos emisarios han reventado en este desierto
Escucha los cencerros de este rebaño sarnoso Tomsk
Tchéliabinsk Kainsk Obi Taichet Verkné Oudinsk
Kourgan Samara Pensa-Touloune
La muerte en Manchuria
Es nuestro desembarco nuestra última guarida
Este viaje es terrible
Ayer a la mañana
Ivan Oulitch tenía blancos los cabellos
Y Kolia Nikolai Ivanovitch se roe las uñas desde hace
quince días...
Haz como la Muerte y el Hambre: cumple con tu oficio
Sólo valdría unos centavos, pero en el Transiberiano te
darán cien rublos
Haz arder los asientos y avergüénzate bajo la mesa
El diablo toca el piano
Sus nudosos dedos excitan a las mujeres
La naturaleza
Las devoradoras
Cumple con tu oficio
Hasta Kharbin...

“Di, Blaise, estamos muy lejos de Montmartre?”

No... pero déjame en paz... déjame tranquilo
Tus caderas son angulosas
Tu vientre áspero y tiene purgaciones
Eso es cuanto París ha puesto en tu regazo
También un poco de alma... pues eres desdichada
Me das pena me das pena ven aquí junto a mi corazón
Las ruedas son los molinos de viento de Jauja
Y los molinos de viento son las muletas que un mendigo
hace girar
Somos los lisiados del espacio
Rodamos sobre nuestras cuatro llagas
Nos han podado las alas
Las alas de nuestros siete pecados
Y todos los trenes son los baleros del demonio
Un corral
El mundo moderno
El horizonte queda demasiado lejos
Y al final del viaje es terrible ser un hombre con una mujer...

“Blaise, di, estamos muy lejos de Montmartre?”

Me das pena me das pena ven conmigo voy a contarte un
cuento
Ven a mi cama
Ven junto a mi corazón
Voy a contarte un cuento...

¡Oh ven, ven!

En las Fidji reina una eterna primavera
La pereza
Las parejas desfallecen de amor sobre las altas hierbas y la
cálida sífilis ronda bajo los bananeros
¡Ven a las islas perdidas del Pacífico!
Se llaman Fenix, Marquesas
Borneo y Java
O Célibes en forma de gato.
No podemos ir al Japón
¡Ven a México!
Sobre sus altas mesetas florecen tulipanes
Las lianas tentaculares son la cabellera del sol
Se diría la paleta y los pincele de un pintor
Colores que aturden como un gong
Rousseau estuvo allí
Y quedó deslumbrado para toda la vida
Es el país de los pájaros
El ave del paraíso, el pájaro-lira
El tucán, el pájaro-burlón
Y los colibríes anidan en el corazón de los lirios negros
¡Ven!
Nos amaremos en las majestuosas ruinas del templo azteca
Serás mi ídolo
Un ídolo infantil y colorido un poco feo y pintorescamente
extraño
¡Oh, ven!

Si quieres iremos en aeroplano y volaremos sobre el país de los mil lagos
Allí las noches son desmesuradamente largas
El antepasado prehistórico tendrá miedo de mi motor
Aterrizaré
Y construiré un hangar para mi avión con huesos fósiles de mamuts
El fuego primitivo reavivará nuestro pobre amor
Samovar
Y nos amaremos muy burguesamente cerca del polo
¡Oh, ven!

Jeanne Jeannette Ninette chicha chitón tetita
Mimí mimor pichoncita mía mi tesoro
Nonó Arrorró
Yuyo popó
Cosita corazoncito
Palomita
Cabrita mía
Dulce pecadito
Chucho chuchita
Cu-cú
Se ha dormido.

Se ha dormido
Y de todas las horas del mundo no ha gustado una sola
Todos los rostros entrevistos en las estaciones
Todos los relojes
La hora de París la hora de Berlín la hora de San
Petesburgo y la hora de todas las estaciones
Y en Oufa el rostro ensangrentado del artillero
Y el cuadrande estúpidamente luminoso de Grodno
Y el perpetuo avance del tren
Cada mañana hay que poner en hora los relojes
El tren avanza y el sol se reterda
No importa, oigo las campanas sonoras
El enorme bordón de Notre-Dame
La agria campana del Louvre que convocó a la San
Bartolomé
Los carrillones enmohecidos de Brujas-la-Muerta
Las campanillas eléctricas de la Biblioteca de New-York
Las campanas de Venecia
Y las campanas de Moscú, el reloj de la Puerta Roja que me
contaba las horas cuando era oficinista
Y mis recuerdos
El tren resuena
Un gramófono gangoso toca música gitana
Y el mundo, como el reloj del barrio judío de Praga, gira
locamente al revés.

Deshoja la rosa de los vientos
Retumban las tempestades desencadenadas
Los truenes ruedan en torbellinos sobre el laberinto de las
redes ferroviarias
Juguetes diabólicos
Hay trenes que desaparecen para siempre
Otras se pierden en viaje
Los jefes de la estación juegan al ajedrez
Tric-trac
Billar
Carambolas
Parábolas
La vía férrea es una nueva geometría
Siracusa
Arquímedes
Y los soldados que lo degüellan
Y las galeras
Y los barcos
Y las máquinas prodigiosas que él inventó
Y todas las matanzas
La historia antigua
La historia moderna
Los torbellinos
Los naufragios
Incluso el Titanic que leí en el diario
Tantas imágenes-asociaciones que no puedo desarrollar en
mis versos
Porque aún soy muy mal poeta
Porque el universo me desborda
Porque descuidé asegurarme contra los accidentes
ferroviarios
Y porque no sé ir hasta el fondo
Y tengo miedo

Tengo miedo
No sé ir hasta el fondo
Como mi amigo Chagall yo podría pintar una serie de
cuadros dementes
Pero no he tomado notas del viaje
“Perdonad mi ignorancia”
“Perdonadme que ignore al viejo juego de los versos”
Como dice Guillaume Apollinaire
Todo lo concerniente a la guerre puede leerse en las
“Memorias” de Kauropatkin
O en los periódicos japoneses tan cruelmente ilustrados
¿A qué documentarme?
Me abandono
A los sobresaltos de mi memoria...

A partir de Irkustk el viaje se tornó sumamente lento
Excesivamente largo
Íbamos en el primer tren que contorneaba el lago Baikal
Habían adornado la locomotora con banderas y farolillos
Y abandonamos la estación a los tristes acordes del himno
del Zar
Si fuera pintor derramaría mucho rojo, mucho amarillo
sobre el final de este viaje.
Estoy seguro de que todos estamos un poco locos
Y que un delirio inmenso ensangrentaba los rostros
exasperados de mis compañeros de viaje
Cuando nos aproximábamos a la Mongolia
Que crepitaba como un incendio.
El tren aminoró la marcha
Y yo percibía en el eterno rechinar de las ruedas
Los locos acentos y sollozos
De una eterna liturgia.

He visto.
He visto los trenes silenciosos negros que retornaban del
Extremo Oriente y pasaban como fantasmas
Y mis miradas, como el farol posterior, corren todavía
detrás de esos trenes
En Talga cien mil heridos agonizaban faltos de cuidado
Visité los hospitales de Krasnoiarsk
Y en Khilock no cruzamos con un largo conboy de
soldados locos
He visto en los lazaretos llagas abiertas y heridas que
sangraban a más no poder
Y los miembros amputados danzaban en torno o volaban
por el aire tronco
El incendio ardía sobre todos los rostros y en todos los
corazones
Dedos idiotas tamborilean sobre los vidrios
Y bajo la presión del miedo las miradas reventaban como
abscesos
En todas las estaciones incendiaban todos los vagones
He visto
He visto trenes de sesenta locomotoras huir a todo vapor
perseguidos por horizontes en celo y bandadas de
cuervos que volaban desesperadamente
Hasta desaparecer
En dirección Port Arthur.

En Chita tuvimos un poco de reposo
Parada de cinco días por obstrucciones en la ruta
Los pasamos en la casa del señor Iankelewitch que quería
casarme con su única hija
Luego el tren volvió a partir
Entonces fui yo quien se sentó al piano y me dolían las muelas
Vuelvo a ver a mi antojo aquel interior tan calmo la tienda
del padre y los ojos de la muchacha que se ceñía a mi
cama por las noches
Mussorgsky
Y los lieder de Hugo Wolf
Y las arenas de Gobir
Y en Khailar una caravana de camellos blancos
Creo que estuve ebrio durante más de 500 kilómetros
Pero tocaba el piano y eso es lo único que vi
Cuando uno viaja debería cerrar los ojos
Dormir
Cuánto hubiera querido dormir
Reconozco a todos los países por su color con los ojos cerrados
Y reconozco todos los trenes por su ruido
Los trenes de Europa son de cuatro tiempos en cambio los
de Asia son de cinco y siete
Otros van en sordina: son niñeras que acunan
Algunos por el ruido monótono de las ruedas me
recuerdan la pesada prosa de Maeterlink
He descifrado todos los confusos textos de las ruedas y he
reunido los elementos dispersos de una violenta belleza
Que poseo
Y que me fuerza.

Tsitsikar y Kharbin
No voy más allá
Es la última estación
Desembarqué en Kharbin cuando acababan de incendiar
las instalaciones de la Cruz Roja

Oh París
Gran hogar caluroso con los tizones entrecruzados de tus
calles y tus viejas casas que se inclinan sobre ellos para
calentarse
Como abuelas
Y tus afiches rojos verdes multicolores como mi pasado por
último amarillo
Amarillo, al orgulloso color de las novelas de Francia en el
extranjero
En las grandes ciudades me gusta frotarme en los autobuses
en marcha
Los de la línea Saint-germain-Montmartre me llevan al
asalto de la Butte
Braman los motores como los toros de oro
Las vacas del crepúsculo pacen en el Sacré-Coeur
Oh París
Estación central desembarcadero de voluntades encrucijada
de inquietudes
Sólo los vendedores de colores tienen todavía un poco de
luz ante la puerta
La Compañía Internacional de Wagons-Lits y de los
Grandes Expresos Europeos me ha enviado sus
prospectos
Es la más bella iglesia del mundo
Tengo amigos que me rodean como parapetos
Cuando parto tienen miedo de que no regrese nunca
Todas las mujeres que he conocido se yerguen en el
horizonte
Con el gesto lastimoso y la triste mirada de los semáforos
bajo la lluvia
Bella, Agnès, Catherin y la madre de mi hijo en Italia
Y esa otra, la madre de mi amor en América
Hay gritos de sirena que me desgarran el alma.

Todavía allá lejos en Manchuria un vientre se estremece
como en un alumbramiento
Yo quisiera
Yo quisiera no haber viajado nunca
Esta noche un gran amor me atormenta
Y a pesar mío pienso en la pequeña Jehanne de Francia.
He escrito este poema en su honor en una noche de tristeza

Jeanne
La pequeña prostituta
Estoy triste estoy triste
Iría al “Lapin Agile” a rememorar mi juventud perdida
Y a beber unas copas
Después volvería solo

París

Ciudad de la Torre única del gran Patíbulo y de la rueda

París, 1913

esteve maruri i camps dijo...

Moltes felicitats!!!!

(atrassades... però felicitats al cap i a la fi...) :)

Els millors desitjos!!

tia cookie's dijo...

Nimue, no sé que et va passa fa un parell d'anys, però amb el temps veus que tenir temps, es a dir anys, et permet una perspectiva diferent de les coses, que la teva mirada s'adpte , que no conforma, que pot-ser, et fas més capaç perque has après a estimar inclús els teus defectes.
Gràcies i et desitjo que tu també hi poguis gaudir de la maravella de fer anys.
Angelote, el enano siguió tus consejos y yo me los llevé a la bolera para celebrarlo, cuando vengas a Barna nos hacemos una partidilla, oye que aún le doy a los bolos.
Africa, sí que es un dia especial, cuando has perdido a algunas personas importantes aprendes a celebrar el tiempo que te queda aunque a veces nos complicamos la existencia gratuitamente. Ahora si que nos hemos visto las caras.
Un beso.
Chuli, el mundo tiene una digestión pesada así que si te parece nos lo seguimos comiendo juntos tipo "canapiés". Un beso
e como siempre gracias, preciosa poesía, si logras hacer un recital espero que avises. Besote.
Esteve sempre va bé que et feliciten encara que sigui "a toro pasao" petons.

zel dijo...

Felicitats, compartim pensaments i ...cabrejades i no per fer nys, més aviat per com tenim el món!!!

tia cookie's dijo...

Gràcies zel, ja saps torna quan volguis...

Elena dijo...

Aunque con retraso aquí te dejo mi aportación .... FELICIDADES mi niñaaaa!!!! jeje es lo que se suele decir, ¿no? bueno chica, me encanta que te guste cumplir años, a mí no me gusta ná de ná. Y por cierto, tu foto ahí con un par ... yo no podría hacerlo, me muero de vergüenza antes de ponerle cara a las historietas que os cuento de vez en cuando ...glups! pero ole y ole por ti.
P.D. Acabo de regresar de Málaga donde he estado una semana currando(aayyy que aburrio ha sido ...) y se me ha pegao un poco el acento. Por cierto, algo os comentaré al respecto.

denke dijo...

Felicidades...
Ultimamente estoy que no estoy. Asi que mi ausencia es hasta metafórica.
Cuando los papeles digan que soy persona intentare aparecerme

;)

tia cookie's dijo...

Elena gracias pero lo mio no tiene mérito, he aprendido con el tiempo que la gente es como los vinos,...los buenos se hacen reservas y los malos se pican, así que el tiempo a mi!
La foto pues tampoco se me ve demasiado y me hacía ilusión que vieseis un poco más quien soy, externamente.

Denke cuando vuelvas llama y descorchamos una botellita. Besos y feliz aterrizaje.

ALOMA69 dijo...

Te devuelvo la visita y te felicito, por tu aniversario y por tu niño, es precioso!

Por cierto, el post no te ha quedado para nada pasteloso, más bien entrañable y simpático diría yo.

También me gusta cumplir años, es buena señal.

Un saludo!!!

tia cookie's dijo...

Gracias Aloma y vuelve cuando quieras.

Folken dijo...

Ya decía yo que no podía ser la de la derecha. Mi intuición animal no falla